Soy el Ángel de la Vida. Hoy me acordé de ti.

Soy el Ángel de la Vida. Hoy me acordé de ti. Si. De ti. Que ahora me lees. De ti que a veces desfilas entre mis páginas, quizás buscando soluciones. Quizás tú dicha. O tal vez, la pócima mágica, el ungüento celestial para tropezar con tu alma gemela, esa que dicen...